lunes, 2 de abril de 2018

Una vez más, gracias.

Fotografía: IDEAL

A los hermanos de nuestra Hermandad, los que han participado en la procesión del Domingo de Resurrección y los que no, porque todo cuenta y todo suma.

A todos los integrantes del cortejo que esta Hermandad puso ayer en la calle para ser Cofradía anunciadora de la Resurrección de Cristo, porque engrandecéis el día y dais público testimonio de vuestra fe en el Señor. Nazarenos, acólitos, costaleros, capataces y aguaores: el valor de lo que cada uno aporta es incalculable.

A los que sin formar parte del cortejo empleasteis la jornada de ayer en engrandecer a esta Hermandad en otros lugares igualmente importantes. ¡Grande siempre nuestra gente de apoyo logístico!

A los padres y madres de todos los niños que le dieron al día la alegría que significa la Resurrección. Por acompañarles a ellos y acompañarnos a todos. Por educarles en el amor a Dios y a las tradiciones de nuestra tierra.

A la A.M. Ntra. Sra. del Mar por ponerle la mejor música posible a la Pascua del Señor y por el cariño demostrado. Por muchos años, o los que Dios quiera.

A David Carmona, de Floristería Carmona Calzada, por sembrar nuestro paso de primavera... y girasoles.

A la Ciudad de Almería por echarse a la calle un año más a esperar a esta Cofradía. 

A los medios de comunicación por hacerse eco de un nuevo Domingo de Resurrección, aunque seguimos siendo la Hermandad idónea para meter la pata con ella. ¡Pero agradecemos el cariño de muchos!

A todos los cofrades de Almería que de una forma u otra nos ayudáis; y en especial a la Hermandad del Prendimiento, por muchas cosas y por otra petalá para nuestro recuerdo.

Al Colegio Divina Infantita por abrirnos sus puertas con tanto cariño y permitir que la procesión del Domingo de Resurrección cada día tenga un poco más de Nueva Andalucía en sus filas. ¡Brillaremos juntos!

A la Parroquia de Nuestra Señora de Montserrat, nuestra casa, y a su Párroco y nuestro Consiliario, D. Manuel Pozo. Únicamente integrados en una comunidad cristiana podríamos tener sentido. Nuestro más grande regalo para esta comunidad está ya a la vuelta de la esquina. Si ganas tenemos de tenerlo entre nosotros, más ganas tenemos de compartirlo con toda la feligresía y que su barrio y sus gentes lo quieran.

A todos los que creéis y siempre habéis creído que el Domingo de Resurrección merece el esfuerzo que le brindamos.

A todos los que en un momento u otro habéis formado parte de esta historia. Incluso a los que ya tenéis claro que queréis formar parte de ella y estáis tardando en llamar a nuestra puerta, que la tenéis siempre abierta.

GRACIAS. No cabe otra palabra.