miércoles, 24 de diciembre de 2008

Aguardad un poco, que ya viene.

Ya pasó el Adviento, ya se encendieron todas las velas de la corona en cada una de nuestras parroquias. Esta noche es Nochebuena y Dios se hace carne. ¿Estamos preparados para ello? Seguramente hemos preparado la mesa, la comida y la bebida, hemos invitado a nuestros familiares más queridos e incluso a alguno de nuestros amigos. 

Pero entre todas las invitaciones hemos recibido una muy especial: Jesús nos invita a celebrar su Nacimiento acudiendo a la Misa del Gallo. ¿Rechazaremos la más importante de las invitaciones? Da igual ir a la Misa del Gallo tradicional de las 11 o las 12 de la noche o ir a alguna más moderna de las 7 o las 8 de la tarde. Lo importante es no olvidar que la Navidad es mucho más que simple fraternidad y mucho más que vivir ratos entrañables con nuestros seres queridos. En Navidad celebramos que Dios envió a su Hijo para salvarnos. Y que lo hizo de la más bella de las maneras: haciendo que el Rey de reyes naciese en el más humilde de los lugares.

Desde la Pre-Hermandad de Jesucristo Resucitado, FELIZ NAVIDAD a todos.