lunes, 5 de agosto de 2013

Un recuerdo que vuela a Bacares.



Recientemente tuvimos conocimiento del fallecimiento de Ramón Bonachera, nuestro querido Ramón, de Bacares.

Devoto del Santo Cristo del Bosque y entregado a su pueblo y su parroquia, Ramón nos dispensó un trato magnífico cuando al comienzo de esta locura llamada Prehermandad de Jesucristo Resucitado algunos de sus miembros fuimos a Bacares a pasar un fin de semana, orar, meditar y comenzar a dar forma a todo cuanto queremos ser.

Su trato fue magnífico entonces y lo siguió siendo después con las comunicaciones que afectuosamente nos enviaba sobre los actos que tenían que ver con el Santo Cristo.

Qué duda cabe de que ahora estará, como siempre lo estuvo en vida, junto al Santo Cristo del Bosque; pero ahora ya no será una efigie de madera, sino Cristo Nuestro Señor, cara a cara con nuestro amigo Ramón. Descanse en Paz.