martes, 29 de marzo de 2016

Un Domingo de Resurrección especial

El pasado Domingo de Resurrección fue una jornada muy especial para todos los que formamos esta Hermandad. En primer lugar, precisamente por eso: porque fue nuestra primera procesión como Hermandad. No había nada especial preparado por ello pero sí se pudo notar un sensible crecimiento en nuestro número de personas en el cortejo, además de estrenar como ya anunciamos la cruz de guía y el juego de dos incensarios y naveta. El tiempo acompañó y lo hizo incluso con calor en muchos momentos del mediodía.

Con la Plaza de la Catedral llena de pacientes espectadores, a las 13 horas nuestro cortejo cruzó el dintel de la puerta principal de la SAI Catedral de la Encarnación, pasados unos minutos el paso con la imagen de Jesucristo Resucitado hizo lo propio. Con las campanas de la Catedral celebrando la Pascua de Resurrección y sonando el himno de España, el paso ganó la calle y se arrió para recibir la primera levantá que año tras año viene haciendo el señor Obispo. En la calle Real, la Hermandad de Prendimiento realizó una petalá al Señor Resucitado. A continuación, la procesión siguió su curso hasta la Virgen del Mar.

Fotografía: @AlejandroMuGo

Allí, donde fue recibida por el Prior de los Dominicos y la Hermandad de la Patrona de Almería, el paso se plantó en la misma puerta del templo y nuestra Hermandad hizo una ofrenda a la madre celestial de todos los almerienses. Aprovechamos estas líneas para agradecer a Prior y Hermandad su siempre atento recibimiento, que es todo un orgullo para nosotros.

El cortejo propio, hasta ahora el más largo que hemos tenido desde nuestros inicios como Prehermandad, recorrió la Carrera oficial, Ricardos y Real aún con bastantes personas al paso de la cofradía.

Al revirar de Jovellanos a Lope de Vega, el paso se arrió para cargar las pilas para lo que habría de venir. Cuando se volvió a levantar la cuadrilla de costaleros realizó una chicotá que se antojaba interminable en la que se enlazaron cuatro marchas: "Reo de muerte", "Caminando va por tientos en la Madrugá", "Sea así tu voluntad" y para terminar "Y al tercer día", marcha con la que el paso reviró y se puso de frente a quienes en la Plaza de la Catedral aguardaban para despedir al último paso de nuestra Semana Santa. La cuadrilla dio la nota alta y la Agrupación Musical Nuestra Señora del Mar dio la réplica perfecta. Con ese buen sabor de boca terminaba en Almería un Domingo de Resurrección para la Historia.

Desde la Hermandad queremos agradecer el esfuerzo a todos los que hicieron posible que la procesión saliera como salió: a los quienes vistieron túnica y antifaz, a quienes hicieron lo propio con túnica y capelina, a los de traje y corbata, a los de faja y costal, a los de uniforme de banda marinera, a las hermandades que siempre nos dan la mano, a los padres que llevaron a sus niños a procesionar con nosotros, a quienes procesionaron representando al Grupo Scout Mónsolis y a la querida Parroquia de Montserrat que este año contaba con una nutrida representación en el cortejo, a pesar de que todavía parece que la procesión no tenga nada que ver con el barrio de Nueva Andalucía, pero ya queda menos.

También, desde la Hermandad, queremos tener un recuerdo para todos los critianos perseguidos por razón de su fe. Apenas un par de horas después de terminar la procesión, en Lahore (Pakistán), las vidas de tantos y tantos cristianos fueron sesgadas por la barbarie de la sinrazón. En el día de nuestra alegría, en la fiesta principal de nuestra fe, fueron terriblemente asesinados por ser cristianos. Además de rezar por ellos y pedirles intercesión a los fallecidos pues seguro que ya contemplan a Cristo, debemos ser conscientes del valor que tiene poder manifestar de manera pública nuestra fe como pudimos hacerlo el Domingo de Resurrección. Esa levantá que hicimos en plena Carrera Oficial por los cristianos perseguidos cobró mayor sentido si cabe con los macabros acontecimientos de la tarde. Descansen en paz y cese esta persecución que verdaderamente aterroriza al alma.