miércoles, 17 de julio de 2019

Siempre con Él... y por siempre en Él.

Los cristianos convencidos queremos siempre estar con el Señor. Ahora, en esta vida, y en la otra. No conocemos ni ansiamos mejor compañía que ésa, de ahí que nuestros esfuerzos deban encaminarse hacia la continua comunión con Cristo. Seguramente de esa necesidad de tener cerca al Señor, de sentir su compañía, nació la necesidad de contar con las bellas imágenes que utilizamos para darle culto, para besar su mano o su pie, para robarle una caricia a la madera que le representa a Él. Y de ello, unido a la encomienda de la evangelización y el apostolado, debieron nacer las cofradías que se empeñaban y se empeñan en sacar de los templos las imágenes del Señor y de María Santísima, para compartirlas con el resto de fieles y que a todos llegue el mensaje salvífico de Jesucristo, en nuestro caso a través de la escena clave de la Resurrección.



Quienes formamos la Hermandad de Jesucristo Resucitado, Señor de la Vida, y María Santísima del Triunfo llevamos años trabajando, a veces incluso contra viento y marea, por contar en la Parroquia de Nuestra Señora de Montserrat con una devota imagen de nuestro Señor, en concreto bajo esa advocación de la Resurrección y con ese nombre tan hermoso de Señor de la Vida. 

Pero este dulce itinerario viene acompañado de un esfuerzo económico importante con el que hermanos y simpatizantes venimos colaborando desde hace años, aunque ya resta el impulso definitivo. A tal fin, la Hermandad lanza la campaña "...y por siempre en Él", nuestra querida campaña del pergamino, con el ánimo de apuntalar lo que falta implicando a cuantos más, mejor.

El próximo mes de octubre de 2019, cuando la talla del Señor entre en su última fase, le será introducido en su tronco un pergamino que, con el paso de los años y de los siglos, servirá de recordatorio de aquella primera comunidad de fieles que tanto esfuerzo puso en traer a su Parroquia la que está llamada a ser su devoción fundamental. En este sentido, queremos invitar a todos los que deseen inscribir su nombre o el de esa persona querida que quieren encomendar a la protección del Resucitado en dicho pergamino, a colaborar con un pequeño donativo. La colaboración mínima prevista es de 60€ para hermanos adultos, 40€ para hermanos menores de edad y 100€ para simpatizantes y colaboradores no hermanos. Para casos especiales, especialmente familias completas, se puede consultar. El donativo traerá consigo la inscripción del nombre en el pergamino, un certificado acreditativo de tal inscripción como recuerdo y la posibilidad de acompañar al resto en la ceremonia de  introducción del pergamino en la imagen del Señor, el 26 de octubre en Sevilla.

Este pergamino se introducirá en el torso de la imagen del Resucitado en un acto íntimo celebrado en Sevilla y al que únicamente podrán acceder aquellas personas cuyo nombre esté inscrito en el mismo; de tal forma que podrán contemplar la imagen del Señor, a falta de la policromía, meses antes de su bendición y, por tanto, meses antes de que pueda ser contemplada por la ciudad de Almería. Se trata de una oportunidad absolutamente única.

Con todo esto lo que intentamos decirte es que queremos que nos acompañes ese día, queremos que inscribas tu nombre en ese pergamino, queremos que colabores en este último empujón, queremos contar contigo, queremos estar siempre con Él... y por siempre en Él.